Contar la historia de Grupo ZetaZeta es contar la historia de Pepa Zaragoza. Esta mujer de mirada tranquila tiene en su genética el espíritu emprendedor de una familia de comerciantes. Fue a las puertas de tener su tercer hijo cuando decidió aventurarse a crear junto a su marido, Miguel Zaragoza, la primera tienda de una cadena de cuatro: Albir Sport, que, por aquel entonces, tenía como nombre Deportes Albir.

Los años se sucedieron y, no conformados con un solo negocio, Pepa y Miguel abrieron su segunda tienda; esta vez de moda. Cinco años más tarde apareció en El Albir AV, la tienda que actualmente lleva el nombre de ZetaZeta Casual. Pepa después de informarse sobre las marcas más punteras del mercado decidió empezar su aventura en el mundo de la moda para terminar abriendo dos tiendas más.

El éxito acompañó a Casual hasta el punto de que tres años más tarde, en noviembre del 2005, abriera otro nuevo establecimiento: Young&Kids, que al principio fue la primera en llevar el nombre de ZetaZeta. Esta entró en El Albir con la misma fuerza que sus hermanas mayores. Seis años más tarde, en 2011, la acompañaría la última de las tiendas: ZetaZeta Classic.

Pepa Zaragoza es, sin duda, una mujer muy familiar. Para ella negocio y familia no tienen por qué ser incompatibles, tanto ella como su marido regentan la cadena de tiendas junto a sus hijos. Para ella, Grupo ZetaZeta es una empresa familiar que desemboca en un equipo muy profesional con la aspiración de tratar al cliente con respeto y atención. Agradeciendo a todas las partes (familia, empleados y clientes), Pepa imagina la estructura de su negocio como si de una pirámide se tratase y sitúa al cliente en la cúspide de la misma.

Durante la entrevista sobre el pasado de la tienda, es imposible preguntarle si veremos en un futuro un nuevo ZetaZeta. Pepa no puede evitar reír otra vez, aunque no niega nada.

Felip Lluís Yankovich