Gafas de bucear, tubo, aletas, escarpines y mar. Estamos listos. Los que amamos el mediterráneo no nos podemos resistir a descubrir nuevos lugares donde poder practicar snorkel. Observar el mundo submarino al ras del agua y sentirnos en un entorno natural sin la necesidad de un gran equipo de buceo.

El litoral Alicantino presenta unas bellas calas donde podrás disfrutar de un día especial. Rodeado de arena blanca, pueblos de pescadores e increíbles vistas.

 

1. Playa de L’Olla, Altea

Accedemos a la playa que está frente al illot a la altura del Hotel Villa Gadea. Esta playa goza de aguas tranquilas limpias y con muy buena visibilidad.

Es recomendable hacer una excursión a nado a L’illeta desde la playa, para poder disfrutar del fondo marino y recorrer sus praderas de posidonia. La extensión submarina de L’Olla en Altea forma parte del espacio natural protegido del Parque Natural de Serra Gelada.

2. Cala tio Ximo, Benidorm

Practicar snorkel en esta calita es una maravilla. Un lugar apetecible y en plena naturaleza. Cuenta con parking justo a la entrada de la cala por lo que el acceso no es complejo, eso sí, es recomendamos llevar escarpines para estar más cómodos ya que es una playa de roca.

 

Os recomendamos hacer una ruta circular por las paredes que rodean la cala y disfrutas del mundo marino que nos regala este mágico lugar.

 

3. Playa Cala Portixol, Jávea

La playa Cala Portixol, también conocida como Cala Barraca, es buen punto de partida para practicar este deporte. Desde la playa podemos observar el islote del portixol que alcanza los 300 metros y es de gran interés botánico y arqueológico.

 

4. Baños de la Reina, El Campello

En la localidad costera de El Campello (Alicante) nos podemos dar un baño y sumergirnos en unas piscinas “naturales” situadas en una antigua península con mucha historia.

Su nombre se debe a una leyenda que dice que las mandó hacer una reina mora para poder bañarse en el mar, alejada del oleaje. Sin embargo, igual que Los Baños de la Reina de Calpe, son balsas para peces o piscifactorías de época romana.

Sus aguas transparentes y cristalinas así como su poca profundidad, permiten obtener una mejor visión del fondo marino. Este pequeño paraíso cuenta con una una gran riqueza de especies tanto terrestres como marinas e inmensas praderas de posidonia oceánica.

 

5. Cala Ambolo, Jávea

Un entorno de paz y tranquilidad de aguas cristalinas. La playa tiene una longitud de unos 300 metros (aunque la zona de baño se concentra en 80 metros), y unos 6 metros de ancho. Es de roca caliza y grava y por tanto es muy importante llevar calzado adecuado para poder sortear las rocas.

El acceso a esta playa es un poco complicado ya que hay que aparcar en la parte superior y bajar (y luego subir) por un sendero hasta llegar a la zona de baño, aunque vale la pena disfrutar de este precioso rincón.

 

Beach days //best days 👣💙

A post shared by PAULA TORREGROSA🌹 (@paaulatorregrosa) on

 

¿Y tú, te animas a practicar snorkel?

¡En Albir Sport puedes hacerte con tu kit de snorkel nosotros te aconsejamos!