Cuando suben las temperaturas nuestras ganas de hacer deporte van descendiendo. Así que si eres de los se ponen excusas como “Ya cuando termine el verano lo retomo otra vez” este post es para ti.

 

 

El verano nos ofrece mil posibilidades de continuar practicando deporte, tu y los tuyos disponéis de más tiempo libre, así que… ¿porqué no salir con tus amigos o familiares a practicar deportes al aire libre? !No existen excusas que se antepongan ante tu metas¡ ¡Tu cuerpo te lo agradecerá! pero atención… es recomendable que sigas estos consejos para no tirar la toalla a la primera de cambio y continuar manteniendote en forma.

 

 

1. Busca la hora perfecta

Si lo tuyo son los deportes al aire libre, madruga y ponte tus deportivas favoritas para comerte los mejores amaneceres. Las horas en las que el sol baja también son perfectas para hacer ejercicio, un plan que sabemos que a vosotros os encanta es salir a correr o patinar por el paseo de la playa del Albir. Cambia las rutas y disfruta de todos los paisajes que nos regala esta zona.

 

 

 

 

 

2. Ropa cómoda y transpirable

Es conveniente elegir prendas que nos permitan movernos con comodidad. Otro aspecto importante es usar prendas transpirables para que ni el calor ni el sudor no se almacenen. Opta por escoger una equipación de colores claros que atraigan menos la luz del sol.

 

 

3. Bebe suficiente agua

Una buena hidratación en verano es obligatorio, más aún en los momentos en los que se practica ejercicio ya que con la deshidratación del organismo es posible sufrir golpes de calor, por eso hay que beber agua antes, durante y después. También puedes hidratarte con bebidas isotónicas que reponen las proteínas e hidratos de carbono que tu organismo emplea en la actividad.

 

 

4. No descuides tu piel

Si vas a practicar deporte al aire libre , incluso aunque solo sea caminar escoge una protección con factor solar adecuada para tu piel. Utiliza gorra, pañuelos o sombreros para cubrir la cabeza y no olvides tus gafas de sol.

 

 

5. Regula tu intensidad

Hay que adecuar el tipo de ejercicio que se realice a la temperatura del día. Intenta evitar los ejercicios de larga duración y de resistencia. De este modo evitamos temperaturas corporales elevadas que pueden desencadenar en un golpe de calor.

 

 

6. Prueba nuevos deportes

El verano es la época perfecta para poder realizar todos esos deportes que nos cuesta un poco más practicar durante el invierno. No tengas miedo a lo desconocido y prueba nuevos deportes. Los deportes acuáticos son una alternativa perfecta, windsurf, kitesurf, paddel surf… ¿Te atreves?