Zambullirte en aguas tranquilas para desconectar y evadirte del estrés. ¿Conoces esa sensación? es tan relajante como un buen masaje. La sensación cuando terminas de practicar natación es brutal. Aparte de todos los beneficios que nos aporta. Existen diferentes tipos de clases, mejoran tu tono muscular y reducen el estrés. ¿Te apuntas este otoño? De momento te contamos más para que aprendas sobre este deporte.

 

 

1. Es un deporte para todos

 

Deportistas, embarazadas, personas que se quieran iniciar, niños… es un buen deporte para iniciarse desde 0. A las personas mayores se les recomienda mucho esta actividad ya que tiene como beneficios la mejora de la coordinación motora y la reducción del riesgo de sufrir caídas y roturas de cadera.

 

 

 

2. Combate el dolor

 

Es indicado en personas con patologías de espalda, tanto articulares como musculares. Se suele recomendar ya que ayuda a tonificar la musculatura con menos riesgo de lesiones que otros deportes.

 

 

 

3. Ejercicio aeróbico muy completo

 

Mientras nadamos trabaja todo nuestro organismo, activando todos nuestros músculos y articulaciones. Nadar entre 3 y 5 veces a la semana te proporcionará una gran capacidad aeróbica que fortalecerá la salud de tu corazón y pulmones.

 

 

4. Mejora el sueño

 

Si tienes problemas para conciliar el sueño tal vez deberías probar esta actividad. Después de nada nuestro cuerpo entra en un estado de relajación muscular increíble, ideal para combatir el insomnio.

 

 

5. Bye bye estrés

 

Cuando nadas no solo se relajan y fortalecen tus músculos sino también tu mente. Te olvidas de los correos entrantes, de las preocupaciones, del móvil… es una sensación brutal como nuestra mente desconecta, podríamos decir que es como practicar yoga en el agua ya que también interviene mucho la respiración. Existen diferentes disciplinas que se centran en la liberación del estrés en el agua como el swam y el watsu.

 

 

6. Tu corazón te lo agradecerá

 

La acción de bombeo del corazón se vuelve más eficaz, lo que conduce a una mejor circulación sanguínea.

 

 

7. Empieza a quemar calorías debajo del agua

 

¿Como te quedas si te decimos que puedes llegar a perder hasta 700 calorías en un buen ejercicio? No todos los deportes llegan a estos números y con tan poco impacto para nuestro cuerpo. La natación es un ejercicio muy completo, ya que las extremidades tienen que hacer un esfuerzo para moverse dentro del agua. Los músculos trabajan entre 5-6 veces más que en tierra.

 

 

 

 

8. Mejora la memoria

Como hemos dicho anteriormente, la respiración también juega un papel fundamental en la natación. Los ejercicios respiratorios que se llevan a cabo al nadar oxigenan mejor el cerebro y favorece el funcionamiento del sistema cardiorrespiratorio.

 

 

9.  Retrasa el envejecimiento

 

La natación favorece tener un cuerpo en forma, activo y joven ya que su practica ejercita todos los músculos del cuerpo y los mantiene en forma.

 

 

10. Introduce la natación en tu estilo de vida

 

La natación nos hace sentir con un estilo de vida más equilibrado. Si aún no encuentras ningún deporte que vaya contigo tal vez la natación te pueda ayudar. Busca tu momento en el día para poder nadar, antes de ir al trabajo, después de una larga jornada… tal vez pienses que es difícil poder complementarlo, pero seguro que en tu ciudad existen gimnasios o lugares específicos para poder practicarlo. Sentir el contacto del agua en nuestra piel + practicar deporte después de un largo día, es genial. Ya verás.