El pádel es uno de los deportes en auge y que progresa año a año en practicantes. Cada vez son cada vez más los clubes y los deportistas que escogen este deporte . Y es que tus amigos han hecho un grupo de Whatsapp para quedar y jugar. Una de las causas que hace que tanta gente lo practique es su facilidad para jugar, divertirnos y repetir.

 

 

 

 

Mejora las habilidades sociales

 

Desde niños hasta personas mayores pueden practicar este deporte, por lo que podemos decir que es apto para todas las edades. Uno de los mayores placeres de hacer deporte con los amigos es el hecho de poder tomarse algo al terminar y comentar la jugada. Nuestras apretadas agendas no nos permiten vernos y jugar al pádel y hacer deporte es la mejor excusa para disfrutar de ese rato de esparcimiento posterior.

 

 

Bye Bye estrés

Después de una dura jornada un partido de pádel puede ayudar a concentrase únicamente en el juego dejando a un lado los problemas personales que nos acechan. Además, al practicar deporte el cuerpo libera endorfinas, la conocida como hormona de la felicidad, que crean un estado de bienestar, mejoran el humor y producen una satisfacción general en el organismo.

 

 

Tonifica los músculos

El hecho de estar en movimiento permanente durante todo el partido de pádel ayuda a fortalecer y tonificar los músculos, especialmente los glúteos y las piernas, ya que se trata de un deporte quema-grasas que ayuda a reducir los niveles de colesterol e incluso se pueden llegar a quemar 400 calorías por partido.

 

 

Agilidad y precisión

 

Los desplazamientos dinámicos y cortos en las jugadas incrementan el desarrollo de habilidades relacionadas con la coordinación, precisión y habilidad, por lo que aumenta la agilidad y la capacidad de reacción de los jugadores. El pádel se caracteriza por ser muy rápido donde hay que luchar cada punto y no hay nada decidido hasta el final.

 

 

Si decides sumarte a este divertido deporte en Albir Sport puedes hacerte con la equipación perfecta y ser aconsejado por profesionales. ¿Te apuntas?